Todo lo que debes saber sobre la odontopediatría

Todo lo que debes saber sobre la odontopediatría

La figura del odontopediatra o dentista infantil, es muy importante dentro del equipo de profesionales de una clínica dental, ya que es el especialista que está en contacto con bebes y niños de edades muy tempranas.

Sus funciones son amplias y todas muy importantes, ya que mantener una relación fluida con el niño y sus padres, es el primer paso para “normalizar” la visita al dentista y disfrutar de una boca sana sin traumas, ni miedos.

Establecer un vínculo cercano con el niño:

Es muy recomendable que la primera visita al odontopediatra sea entre los 6 meses y el año de edad. De esta forma el especialista podrá elaborar su historial clínico y llevar un control exhaustivo de todas las fases de la dentición del niño hasta la edad adulta.

Detectando las anomalías que se pueden presentar en el desarrollo de la dentición, en sus fases iniciales, será más sencillo establecer un diagnostico precoz y pautar el correspondiente tratamiento.

Prevención y detección precoz:

Especial atención se debe prestar a los dientes de leche. De ahí la importancia de visitar al odontopediatra a partir de los 6 meses. Cuidar y tratar las posibles alteraciones que surjan con la erupción de los dientes de leche, es fundamental para el correcto crecimiento de los dientes definitivos.

Seguimiento continuado del paciente:

Con el seguimiento regular de las fases de la dentición, es más ágil la detección de las anomalías en la posición de los dientes, y en el caso de que sea necesario corregir malposiciones dentarias importantes, el odontopediatra trabajará de forma conjunta con el ortodoncista infantil para corregir con celeridad estas patologías.

Las enfermedades dentales que se ven con más frecuencia en la consulta del dentista infantil, son la caries, rotura de piezas dentales debidas a traumatismos y malposiciones dentales.

El odontopediatra procurará siempre realizar tratamientos restauradores que protejan y eviten la perdida de una pieza definitiva.

Formación, higiene oral y prevención:

Otra parte imprescindible de la labor del odontopediatra es la prevención y formación en higiene oral.

El dentista infantil enseñará a padres y niños, los hábitos de higiene y cuidados bucodentales adecuados, para tener una sonrisa sana.
La correcta higiene oral y la prevención, son las mejores herramientas para evitar enfermedades bucodentales más complejas.

La importancia de acudir al odontopediatra

Como comentábamos anteriormente, es muy importante acudir al dentista para niños a partir de los 6 meses de edad, para que toda la familia se familiarice con el entorno de la clínica dental.

Cada vez es más frecuente, encontrar clínicas dentales que tematizan los gabinetes infantiles logrando un aspecto más acogedor. De esta manera los pequeños pacientes, llevan a cabo sus tratamientos, disfrutan de su estancia, y en ocasiones, reciben algún” incentivo extra”, por su visita.

Es importante que los más pequeños se acostumbren a los olores, sonidos y colores que pueden experimentar. De esta manera, verán que ir a este médico es igual que acudir al pediatra.

Enfermedades dentales más comunes en la infancia

Caries: se inician por la desmineralización del esmalte, debido a una higiene oral incorrecta y al consumo excesivo de dulces.

Traumatismo dental: ocurre cuando algún diente se queda fuera del maxilar, lo que necesita de una restauración o reimplantación del diente. En este caso, actuar con rapidez, recuperar el diente y visitar al dentista con celeridad, es lo más importante para poder reimplantar la pieza y no perderla.

Gingivitis: sucede cuando se inflaman las encías por acumulación de la placa bacteriana al no eliminar bien los residuos de comida.

Muy importante: Los padres deberán revisar cada día la higiene oral de los niños para cerciorarse de que la realizan correctamente.

También existen otras enfermedades dentales de los niños, como la malposición dental, mucocele, candidiasis, herpangina y estomatitis, que deben ser diagnosticadas y tratadas en la consulta del odontopediatra.

En definitiva, la clave para diagnosticar y tratar las enfermedades dentales de los niños, dependerá de la relación fluida que tenga el paciente y el grupo familiar con el especialista.

Normalizar la visita al odontopediatra es la mejor garantía de una óptima salud dental infantil y en la adultez.